¿Cómo decidir si debes aceptar una oferta de trabajo?

¿Cómo decidir si debes aceptar una oferta de trabajo?

Empresa General

Autora: Michelle Guerrero

Aplicaste, te entrevistaron y recibiste la oferta de trabajo. ¡Felicitaciones!

Es emocionante, pero no la aceptes todavía. En este momento, te conviene hacer una pausa y asegurarte de que el nuevo trabajo se alinee con tus objetivos personales y profesionales.

¿No estás seguro por dónde empezar? Esto es lo que los expertos en carreras dicen que debes preguntarte para poder decidir si debes aceptar una oferta de trabajo.

¿Es esto lo que quiero para la próxima fase de mi carrera?

Antes de que puedas determinar si el puesto es adecuado, primero debes entender tu motivación para buscar un nuevo trabajo.

¿Más dinero? ¿Más desafío? ¿Un reto diferente? También es importante considerar si el nuevo entorno se adapta a tu estilo de trabajo. Hazte preguntas como: ¿En qué tipo de entorno prospero? ¿Prefiero trabajar como colaborador individual, parte de un equipo o ambos?

Solicita una descripción detallada del puesto de trabajo que vas a desempeñar y, en caso de tener dudas, habla con el entrevistador y hazle preguntas para tener una idea de lo que implicarán tus funciones.

¿Soy un buen partido para la cultura empresarial?

No entrarías en una relación romántica sin determinar si eres compatible. Lo mismo ocurre con el compromiso con un nuevo empleador.

Idealmente, tu investigación comienza durante la entrevista, con preguntas como: ¿Por qué está abierto el puesto? ¿Reemplazaría a un titular o se trata de una función completamente nueva? ¿Cómo ven a esa persona en 2 años? También puedes conversar con personas que conoces dentro de la empresa o buscar nuevas conexiones en LinkedIn para obtener información sobre la cultura de la empresa.

Si no tienes una imagen clara de la cultura corporativa de tus rondas de entrevistas, aún tienes una oportunidad después de recibir una oferta. No temas hacer preguntas como, ¿Cómo se reconocen y se resuelven los errores? ¿Qué te hace amar venir a trabajar? ¿Puede compartir ejemplos de la declaración de misión de la empresa en acción?

¿El salario y los beneficios se ajustan a lo que estás buscando?

Incluso si una empresa ofrece más de lo que ganas en tu trabajo actual, es posible que lo estén rebajando en función de lo que es un salario típico para los profesionales en su campo.

El mejor momento para negociar es cuando la empresa está ansiosa por incorporarte. La compensación ofrecida inicialmente rara vez es la mejor que pueden hacer.

Por otro lado, es importante ser realista y respaldar tu negociación con datos, no solo con tus propios sentimientos. Las expectativas salariales deben basarse en la tasa de mercado, no en las obligaciones financieras mensuales de una persona.

Más allá del salario, observa de cerca el resto del paquete de compensación. Examina todo, desde los beneficios de salud (incluidos los dentales, de la vista, la licencia por discapacidad y la licencia por paternidad) hasta las vacaciones y tiempo por enfermedad. Si estás interesado en el desarrollo profesional, pregunta si la empresa ofrece financiación para asistir a cursos o capacitaciones; es probable que muchos de estos beneficios sean negociables.

¿Este trabajo se adapta a tu estilo de vida?

¿Cuánto tiempo pasarás viajando? ¿Tienes la opción de trabajar de forma remota? Es posible que un trabajo que requiera mucho tiempo fuera de casa no sea adecuado para un nuevo padre o alguien que simplemente no disfruta de los viajes de trabajo. Pero un trabajo en el que no hay viajes en absoluto podría volverse aburrido rápidamente para un empleado con pasión por los viajes.

¿Estoy tratando de salir de una mala situación?

Puede ser tentador saltar si estás tratando de huir de un lugar de trabajo tóxico. Pero si te mueves demasiado rápido, o ignoras un mal presentimiento que tienes sobre el nuevo trabajo, puedes descubrir que el césped no siempre es más verde.

Incluso si todo se alinea y se ve bien en el papel, no existe una manera segura de saber con certeza que un trabajo será el ajuste perfecto para ti. Todo puede cambiar en cualquier momento: gestión, fusiones y quién sabe qué más.

Siéntate con la oferta de trabajo, presta atención a cómo te sientes sobre el trabajo y la empresa, y tendrás una idea de la decisión correcta.

Fuente: Northwestern Mutual

Maneja tu tarjeta como un piloto profesional

Maneja tu tarjeta como un piloto profesional

General Planificación y Presupuesto

Autora: Lourdes Hernández

Además de tener un buen estado físico, el piloto profesional conoce su carro al milímetro y entrena todos los días.

Tú tienes en tus manos una nave que es la tarjeta de crédito. Tiene la velocidad de la Fórmula Uno, anda las 24 horas del día, los 365 días del año y te da muchas satisfacciones. Pero también te pone en peligro si no sabes manejar.

Las nueve reglas básicas del piloto profesional de la tarjeta de crédito son:

  1. Pagar más del mínimo cada mes, mejor si pagas el total
  2. Diferir de acuerdo a la vida útil del producto que estas comprando. Mientras menos dura, difiere a menor plazo
  3. Llevar un control de todos los diferidos
  4. No prestar la tarjeta a nadie
  5. Tener 1 o 2 tarjetas máximo
  6. Analizar en familia qué se va a comprar antes de salir de casa. La tarjeta no es más dinero
  7. Guardar los recibos y revisar el estado de cuenta cada mes con atención
  8. Pagar a tiempo. Mirar la fecha máxima de pago para evitar interés de mora y gestión de cobranza
  9. Poner un límite mensual a los avances de efectivo

Elige tu carrera y ¡a volar!

El valor emocional y financiero del trabajo

El valor emocional y financiero del trabajo

Empresa General Negocio

Autora: Lourdes Hernández

Una de las actividades en las que más tiempo invertimos es en el trabajo.

De los 18 a los 65 años más o menos, dedicamos ocho horas diarias al trabajo. Se trata de una relación total con nuestra vida.

Dar un significado o un propósito a tu trabajo lo vuelve más intenso y digno de vivir.

Significado del trabajo:

¿Qué más le puedo dar a mi cliente? ¿Qué más puedo ofrecer en mi trabajo? ¿Cómo impulso más a la empresa? A veces los clientes quieren solo vivir una buena experiencia.

Si vendes focos, das iluminación.

Si trabajas en un call center, eres solucionador de problemas, das alegrías.

Encuentra un propósito que te haga trascender a niveles superiores.

Sentimiento y enfoque del trabajo:

¿Cómo me siento desempeñando esta función? ¿Entusiasmado o siento que es una carga? ¿Veo a cada cliente como otra pesadez? ¿Pienso que cada hora será más larga?

¿Hacia dónde va tu atención? Nos sacamos el aire, pero no hacemos nada concreto. Perdemos mucho tiempo en cosas irrelevantes.

Podemos llenar de carga positiva a nuestro trabajo. No verlo como una obligación.

La frase: “El trabajo es tan malo que hasta nos pagan por hacerlo”, tiene una connotación negativa. Debería ser: “Me gusta mucho mi trabajo y además me pagan por hacerlo”.

Recuerda que tú eliges ser contratado. Tú eliges esa empresa.

Nadie te obligó.

De ti depende si lo sufres o lo disfrutas cada día.

Así no sea el trabajo de tus sueños, entrega tu mente y tu corazón al servicio que das. Así sea algo repetitivo, hazlo con actitud abierta y positiva, pues la actitud se percibe.

Busca la forma de tener momentos agradables en tu trabajo; descansos, música agradable, coffee breaks, investigar más.

Perder el trabajo

Las personas que no tiene trabajo están afectadas financiera y emocionalmente.

El despido y el rechazo en la búsqueda del nuevo empleo, hieren los sentimientos.

“Yo caí en depresión cuando perdí mi trabajo” – dice Memo Osuna. Estuve seis meses desempleado.

Lo malo es que relacionamos el trabajo con nuestro valor personal.

Según Memo, él no había salido a vacaciones en 14 años y de pronto se vio con todo el tiempo libre, sin tener en qué ocuparlo.

Esa dedicación exagerada al trabajo fue negativa porque debió hacer uso del derecho a descansar, que no sólo es legal, sino recomendable para la salud.

Quien ha perdido el trabajo lo valora, lo cual es bueno. En adelante, lo va a cuidar.

El trabajo incluye un valor financiero:

  1. Para el colaborador: su sueldo. En tu entrevista es momento de negociar las prestaciones que vas a recibir a cambio de tu trabajo. Recibirás el salario cada quincena, será mensual, hay comisiones, hay bonos. Tienes que averiguar todo.
  2. Para la empresa: utilidades. Cómo tu labor diaria ayuda a que la empresa produzca ganancias. Si no las produce está en peligro de cerrar. Es como si fuera una orquesta en que cada uno tiene una partitura y un instrumento que compone una música bella. No solo es ir y sentarme. ¿Qué haces para generar dinero a la empresa? Si no lo haces, tu propio empleo está en peligro. Debe ser un ganar-ganar. El empresario pone la logística, los medios, para que tú trabajes, ¿qué pones tú?
  3. Para el país: beneficios sociales y económicos. Nuestro trabajo da riqueza al país, con impuestos, con productividad.

Además, puedes ir ascendiendo, aprendiendo más, recibiendo mejor paga, que la empresa crezca, etc.

Imagínate una ciudad donde todo el mundo trabaje con entusiasmo, productividad, pasión, transparencia. Podría disminuir la delincuencia, las adicciones, la pobreza. Es un medio de servir, no solo de llevar a mi casa el sustento.

El trabajo va de la mano con otros valores como: puntualidad, actitud positiva, laboriosidad, creatividad, generosidad, servicio, entrega.

La idea es que llegues a tu casa diciendo: ¡hoy di lo mejor de mí!

Fuente: Paola Álvarez, @mejoratugente

Lo mejor que te ha pasado es que te despidan

Lo mejor que te ha pasado es que te despidan

General Planificación y Presupuesto

Autora: Lourdes Hernández

Un amigo me llamó cuando se unió a la lista de despedidos por la pandemia en la que yo también estaba. Su voz sonó preocupada.

Le animé a verlo como una oportunidad.

“Tal vez es lo mejor que te ha pasado” – y lo dije sinceramente.

“Hubiera querido saber qué hacer cuando me despidieron” – dijo.

Este sentimiento se repite cada vez que alguien pierde su trabajo.

Dicen: fue miedoso, devastador, fue un shock.

¡A mí no me va a pasar!

Si de cada 2 personas una va a perder su trabajo algún momento de la vida, hay que estar preparados. A mí no me va a pasar… ¡Te puede pasar!

Tal vez cierren tu puesto de trabajo.

Tal vez quiebre la empresa.

Tal vez haya alguien más adecuado que tú para ese puesto.

Tal vez haya una pandemia rondando el mundo.

Tal vez pase, porque así es la vida.

¿Cómo tener el control y manejar tu carrera?

  1. Solo tú estás a cargo de tu propia vida. Entonces ten un plan. Ya sea que te preparas por tu cuenta o pides ayuda a expertos en temas laborales.
  2. No entres en pánico. Para nadie es normal, sin embargo, ¡es normal!
  3. Ahorra dinero mientras trabajas. Y ahorra más hasta que tengas un nuevo trabajo. Los expertos recomiendan tener un fondo de emergencia para vivir seis meses o al menos tres.
  4. Cada semana evalúa tus logros. No esperes a que te lo pidan. Que sea una evaluación personal.
  5. Actualiza tu perfil de LinkedIn. Refresca tu perfil de Facebook, Twitter, Instagram. Las redes sociales son referentes de información, así como tu hoja de vida.
  6. Los jóvenes llevan el currículum en su WhatsApp y de paso su portafolio de productos y servicios. Haz lo mismo.
  7. Ten al día tu hoja de vida y practica frente al espejo una entrevista de trabajo para que no sea novedad el día que debas hacerlo (si te proponen un súper trabajo mientras estás empleado, por ejemplo).
  8. Ten tu propia computadora, tu propio celular, tus contactos, incluso un espacio de trabajo en tu casa. Generalmente te retiran todo al desvincularte y de repente sales fuera de la “burbuja”. Ten la tuya propia.
  9. Ten tu lista de contactos actualizada y no la descuides. Un 67% de personas encuentra un nuevo trabajo gracias a su network.
  10. Si no encuentras un nuevo trabajo enseguida, no entres en pánico. Ayuda ad honorem (sin cobrar) a un amigo, fundación o empresa. No salgas del mercado. Vende productos o servicios y tal vez ser emprendedor sea tu nuevo camino.
  11. Mantén un plan diario de ejercicios físicos ya que este debe ser tu primer empleo.
  12. Sigue estudiando y aprendiendo sobre tu carrera, pero no te llenes de asuntos improductivos.

Fuentes: Edsurge, Harvard Business Review

¿Qué es el score de crédito y cuáles son los mitos que lo rodean?

¿Qué es el score de crédito y cuáles son los mitos que lo rodean?

Crédito General

Autora: Lourdes Hernández

Desde niños nos enseñaban a cumplir las promesas. Si alguien nos prestaba un juguete, había que devolverlo.

Nuestros papás nos enseñaron que la palabra tiene valor. El nombre vale.

Nuestros hijos nos cuestionan si no cumplimos lo que ofrecimos.

En las finanzas personales o empresariales se prueba ese aprendizaje frente a cualquier compromiso que asumimos.

Tener una buena reputación de pago del dinero que nos prestan, es importante. ¿En qué puede afectarnos, en el futuro, esa buena reputación de pago? ¡Que nos sigan prestando!

Las entidades y empresas que prestan dinero o dan crédito nos conocen según nuestra reputación de pago, y ésta, la verifican en nuestra historia crediticia, que se presenta en el buró de crédito.

Suena sencillo y lógico. Pero alrededor de esta explicación, hay muchos mitos como:

Es una lista negra de deudores… El buró es una empresa que recibe, almacena y actualiza mes a mes la información crediticia de las personas y empresas que pagan o no pagan puntualmente. Las instituciones financieras, cooperativas y casas comerciales entregan la información a nivel nacional.

Estar en el buró es malo… Estar en el buró de crédito te trae beneficios porque estás preparado para el momento en que planees solicitar algún préstamo o necesites cubrir un gasto muy fuerte para el que no estabas preparado. Si nunca has solicitado un crédito, no tendrás actividades crediticias que reportar en el buró y las instituciones financieras no sabrán cuál es tu comportamiento de pago.

Nunca sales del buró… Sales si no tienes actividades crediticias por más de 36 meses. Pero mantenerte allí con un alto score o puntaje, refuerza la construcción de tu historial crediticio.

 El score de crédito califica o descalifica… Tu score de crédito es el número de puntos ganados, que miden el riesgo de pagar tus créditos. Ganas puntos cuando cumples con las cuotas de tu crédito y pierdes puntos cuando no cumples.

Afecta tus posibilidades de empleo… Hay empresas que verifican tu situación crediticia porque si estás sobreendeudado, es posible que pierdas concentración y productividad. La mayoría de empleadores no toma en cuenta el score a la hora de contratar.

Si pago mis deudas me borran el score… Si pagas a tiempo tus deudas, tu score se mantiene alto.

Si reviso muchas veces mi score, éste baja… Falso.

El uso de la tarjeta de débito afecta mi score… Falso.

Cerrar las tarjetas de crédito que no uso ¿mejora el score? No necesariamente. Es recomendable tener una o dos tarjetas de crédito máximo, y manejarlas bien.

Hay empresas o tramitadores que mejoran el score… No. Lo único que mejora el score es: 1. Ponerse al día en las obligaciones vencidas. 2. No cancelar todas las operaciones crediticias, sino mantener al menos una. 3. Demostrar que pagamos siempre a tiempo.

Solo las personas ricas y buenas tienen buen score… No. Tiene buen score quien es cumplido-a con las cuotas de los créditos que contrae. Y esa actitud y buena reputación de pago tiene detrás un buen manejo de dinero, con presupuesto en orden, registro de gastos, ahorro constante, consumo consciente.

Estoy en la “central de riesgos”… La Central de Riesgos existió en el año 1980 y almacenaba los nombres de las personas que tenía mora en el sistema financiero. Ese ente desapareció. No existe.

Tener deudas es malo…  Tener deudas con responsabilidad es siempre positivo. Hay deudas buenas y deudas sin fuente de pago, que te complican y sobreendeudan.

 Los burós dan crédito o niegan el crédito: falso. Los burós solo entregan información crediticia.

 Si me caso se unen las historias crediticias: falso. Cada persona tiene su propio historial de crédito.

Fuente: José Patricio Moreno, Semana Mejora tu Score. Entrepreneur.com.

Conoce cómo funciona el score de crédito y cómo se lo calcula

Conoce cómo funciona el score de crédito y cómo se lo calcula

Crédito General

Autor: Alex Pérez

¿Cómo funciona el score de crédito?

Cuando una persona pide prestado una determinada cantidad de dinero con el compromiso de devolverla en un tiempo definido, está adquiriendo una obligación crediticia (préstamo o crédito). Dado que algunas personas tienen mayor probabilidad de pagar lo que piden prestado que otras, resulta indispensable para los prestamistas disponer de una herramienta objetiva que permita identificar a este tipo de personas. Esta herramienta es conocida como score o puntaje crediticio.

El score crediticio encargado de medir el riesgo de no pago, es la suma de puntos que obtiene una persona por su buen hábito de pago, es decir, las buenas y malas decisiones crediticias realizadas, suman y restan puntos respectivamente. Mediante el puntaje obtenido, se clasifican a las personas en grupos de riesgo, estableciendo de esta manera la diferenciación entre clientes malos y excelentes, conocida como segmentación de riesgo y definida a través de la Tabla 1.

Tabla 1: Segmentación de riesgo

¿Qué utilidad tiene?

Actualmente, los beneficios que trae consigo el disponer de un buen score crediticio son variados y relevantes. Por ejemplo, permite que una persona pueda acceder a montos más altos de crédito, a un menor precio (tasas de interés más bajas), y con mayor facilidad. Adicionalmente, el score de crédito es utilizado ampliamente en distintas áreas.

¿Cómo se lo determina?

El score o puntaje de una persona o empresa se determina mediante la consideración de las siguientes áreas principales:

  • Historial de pagos: si el pago se realiza de manera puntual e íntegra.
  • Monto adeudado: responde a la pregunta ¿cuánto debo?
  • Experiencia: tiempo de la historia de crédito.
  • Nuevos créditos: nuevos créditos aperturados.
  • Tipos de crédito: diferente riesgo de pago de los distintos tipos de crédito.

La interacción de los criterios enumerados, permiten asignar a cada persona diferentes puntajes. Por ejemplo, un puntaje superior a 930 puntos identifica un excelente cliente, mientras que un puntaje inferior a 400 identifica a uno malo. La importancia que tienen las áreas descritas sobre el puntaje que obtiene una persona o empresa, se puede visualizar en el esquema de la Figura 1.

Figura 1: Importancia de criterios en el cálculo del score.

El historial de pago es la categoría más importante (40%) y otorga la mayor cantidad de puntos. Esta área suma puntos por haber pagado las cuotas a tiempo y de manera total. Por ejemplo, una cuota del financiamiento de un auto, el pago de la tarjeta de crédito, el pago del internet, del cable o de un plan telefónico, etc. Sin embargo, si una persona presenta atrasos en una cuota o pago, se restan puntos de su score de crédito.

La segunda categoría más importante es el monto adeudado (25%). El score de crédito evalúa la cantidad que debe un cliente en todas sus cuentas y analiza la relación del monto adeudado con la disponibilidad de crédito ligada entre otros aspectos a la capacidad de pago. En breves palabras, se otorgará más puntos al cliente mientras menos deba; y se restarán puntos mientras más cercano se encuentre de su límite de crédito.

La experiencia, que corresponde con el tiempo de tu historial crediticio, es la tercera categoría (15%) para sumar puntos al score de crédito. Mientras más larga sea la historia de uso responsable de crédito, más puntos recibe un cliente por esta área.

Finalmente, las otras dos categorías que se usan para determinar el score de crédito, creación de nuevas cuentas y tipos de crédito, son menos importantes, representan 10% de tu score cada una.

¿Quién realiza el seguimiento y mantenimiento del score crediticio?

Los burós de crédito son las organizaciones encargadas de mantener el registro de la actividad e historial crediticio de las personas, evaluando principalmente el hábito de pago en las obligaciones contraídas. El buró de crédito recopila la mayor cantidad de información disponible con el fin de asignar el puntaje más confiable posible a cada persona, a partir de ello proporciona un informe a los prestamistas con el detalle del historial crediticio del cliente, score de crédito, e información adicional relevante para la toma de decisiones en el otorgamiento o no de un préstamo a los solicitantes, el cual es conocido como reporte crediticio.

Para jóvenes: construye tu historial de crédito

Para jóvenes: construye tu historial de crédito

Crédito General

Autora: Michelle Guerrero

Muchos jóvenes a su corta edad, quieren obtener un préstamo o una línea de crédito, pero por no tener ingresos estables, aún no son visibles para los bancos u otras instituciones financieras. Sin embargo, quienes ya han empezado su vida laboral, por medio de su primera pasantía o primer trabajo, y tienen una cuenta de ahorros en donde les depositan su sueldo, pueden empezar a construir su historial de crédito.

¿Pero de qué forma lo pueden hacer? A continuación, encuentra algunos consejos para escalar tu score crediticio desde cero.

1. Solicita una tarjeta de crédito

Al tener un trabajo e ingresos estables, puedes solicitar tu primera tarjeta de crédito. Te recomendamos acercarte al banco donde tienes tu cuenta de ahorros, ya que te conocen financieramente, y va a resultar más fácil que te otorguen una línea de crédito. El cupo inicial no suele ser muy alto. Paga a tiempo tus consumos, de esta forma iniciarás una firme construcción de tu historial de crédito.

2. Financia tus compras con crédito directo

Existen locales comerciales que te permiten realizar compras por medio de crédito directo, para lo cual únicamente necesitas tu cédula, completar un formulario, y en algunos casos firmar un contrato, o tener un garante. Este crédito normalmente se otorga a los clientes frecuentes o a quienes no tiene un historial de crédito negativo. Si pagas tus cuotas a tiempo, el cupo de tu crédito puede aumentar.

3. Coloca los servicios públicos a tu nombre

Una buena forma de empezar a construir tu historial de crédito, es colocar los servicios básicos como agua, luz, teléfono, o cable a tu nombre. Las entidades financieras, tendrán acceso a tu historial de pagos y verán qué tan cumplido eres. Cimientas tu prestigio crediticio lo cual te facilitará obtener un préstamo.

4. Solicita crédito cuando lo necesites

Al solicitar crédito, las entidades van a realizar una investigación de tu historial de crédito; por lo que es importante únicamente solicitar crédito cuando en verdad lo necesites. Por ejemplo, si solicitas una tarjeta de crédito y te niegan, no es buena idea solicitar otra tarjeta enseguida. El tener muchas solicitudes de crédito puede convertirse en una advertencia para las entidades financieras.

5. Analiza tu evolución

Revisa la forma en cómo administras tus deudas, las cuales no deben sobrepasar el 40% de tus ingresos mensuales. Así evitarás sobreendeudarte. Ten un presupuesto y controla tus gastos.

Empieza a construir tu historial de crédito poco a poco, no te desesperes. Si sabes utilizar el crédito a tu favor será un gran aliado para conseguir tus metas, como una casa, un vehículo o un negocio.

Pagar a tiempo tus deudas, te abrirá grandes oportunidades en el futuro.

¿Cómo leer mi reporte de crédito?

¿Cómo leer mi reporte de crédito?

Crédito General

Autor: Carlos Manuel Díaz

Existen varios mitos alrededor de los reportes de crédito emitidos por las entidades encargadas de brindar el servicio de referencias crediticias o específicamente los llamados burós de crédito. Uno de estos mitos hace referencia a que la información que se registra en los reportes de crédito es negativa o constituye una especie de “lista negra”, sin embargo, esto dista de la realidad como lo veremos más adelante.

El objetivo del buró es presentar la información de manera clara, transparente y ordenada, permitiéndole a cada ciudadano acceder a un reporte en el cual se reflejan las obligaciones de crédito que ha contraído en el pasado. En esencia, los burós reciben la información de los distintos aportantes de datos como bancos, cooperativas de ahorro y crédito, casas comerciales, entre otros; los consolidan y los presentan en un reporte estructurado. El hecho de tener un reporte de crédito no es algo malo o negativo, por el contrario, es una herramienta que nos permite como ciudadanos acceder a crédito cuando lo requiramos. Cada vez que buscas financiamiento en alguna institución, estas consultan la información en un buró de crédito con tu autorización previa.

¿Qué muestra un reporte de crédito?

En términos generales el reporte de crédito muestra la información crediticia histórica de hasta 3 años de antigüedad de las operaciones que hemos contraído en el mercado. Se verá también la fecha de concesión del crédito, la entidad con la que suscribimos la obligación, el tipo de crédito y los saldos históricos. Con esta información, los equipos analíticos del buró de crédito calcularán un puntaje de buró o score, el cual consiste en un modelo matemático que arroja un puntaje entre 1 y 999, siendo este último el puntaje más alto que podemos alcanzar.

Fuente: Aval Buró-Reporte de Crédito Master Aval®

¿Qué partes componen un reporte de crédito y como debo leerlo?

Los reportes se componen de varias pestañas o secciones. El objetivo es que puedas analizar tu información paso a paso de manera intuitiva. Todo reporte parte de la información básica del titular, es decir datos generales como tu número de cédula, nombres y apellidos. Podrás ver además tu puntaje de score y un resumen de los factores principales que afectan el reporte tales como el número de meses que llevas sin registrar saldos vencidos, el número de operaciones actuales, entre otros. En esta primera sección podrás ver también un resumen del gasto financiero mensual.

En la segunda pestaña verás el detalle de tu deuda vigente, es decir tus saldos a la última fecha de corte (en el caso de tarjetas de crédito podrás visualizar también el cupo), la entidad en la cual tienes la obligación de crédito y el tipo de crédito.

En la tercera sección del reporte se mostrará información más detallada como saldos históricos en las distintas entidades, las cuales pueden ser bancos, cooperativas de ahorro y crédito, originadoras de crédito, empresas, entre otros. El objetivo es analizar tu evolución a lo largo del tiempo como acreedor.

Finalmente, en la última pestaña podrás visualizar información adicional como por ejemplo que entidades te han consultado previamente. Sobre este último punto, se ha generado mucha confusión ya que existe el mito de que, si varias entidades consultan tu reporte de crédito, tu puntaje de score se verá afectado, sin embargo, esto no tiene ninguna incidencia en tu score de buró.

 ¿Cómo puedo acceder mi reporte de crédito?

Puedes acercarte a uno de los burós de crédito aprobados por la Superintendencia de Bancos que operan en el país y solicitar tu reporte. Te invitamos a visitar la página web de Aval Buró https://www.avalburo.com/ciudadanos/ donde podrás encontrar distintos tipos de reportes disponibles y el proceso de obtención de este.

5 formas para mejorar tu score de crédito

5 formas para mejorar tu score de crédito

Crédito General

Autora: Camila Domínguez

El buró de crédito es un auxiliar del sistema financiero, que procesa la información crediticia de la economía. Este registra el pago o no pago de las deudas y a partir de esto se construye un puntaje “score” de crédito, en donde el mejor pagador tendrá puntajes más altos.

Es importante tener un buen score de crédito ya que nos permite tener acceso al crédito en las mejores condiciones. Aunque el score crediticio suene como un concepto complicado y abstracto es posible mejorar el puntaje siguiendo unos pasos simples. Esto funciona para quienes recién están construyendo su score o para quienes lo deben reconstruir si tienen un puntaje bajo.

1. Crea tu historial crediticio

El historial crediticio se empieza a construir al momento de sacar un crédito, lo ideal es tener por lo menos una línea de crédito. Esto puede ser a través de una tarjeta de crédito, un crédito directo en una empresa o un crédito en una institución financiera, como un banco, cooperativa. El propósito es demostrar que podemos cumplir con nuestros compromisos de pago, dado que, si no registramos operaciones crediticias abiertas, las entidades no tienen información sobre nosotros para poder tomar una decisión.

2. Paga tus deudas a tiempo

Tener un sólido historial de pagar las deudas a tiempo crea un buen puntaje a lo largo del tiempo. En tiempos pre-pandemia en Ecuador las deudas pasaban como vencidas a los 15 días de falta de pago; por temas de pandemia hasta diciembre del 2021, las deudas pasarán como vencidas a los 61 días de falta de pago. Mientras más tiempo pagues puntualmente tus deudas, mejor score tendrás.

3. Si tienes obligaciones vencidas ponte al día

Pagar tus deudas vencidas da una buena señal de tu compromiso de pago al sistema financiero y comercial. Nunca es muy tarde para pagar una deuda, recuerda que los intereses se siguen acumulando y algo que empezó como una deuda relativamente pequeña puede llegar a ser significativa si se deja acumular. Esto refleja que en el pasado tuviste “errores” pero que tu conducta como sujeto de crédito está mejorando.

4. Mantén bajos los balances de tu tarjeta de crédito. Altos niveles de deuda pueden lesionar tu score.

5. Aplica a nuevas líneas de crédito solo cuando las necesitas

No podemos hacer huecos para tapar huecos, siempre nos van a quedar, ya sea huecos más grandes o huecos sin tapar. Es decir, no podemos sacar nuevas líneas de crédito para pagar otras deudas, porque se vuelven un ciclo vicioso.

Otras acciones específicas que resultan en un mejor Score de Crédito:

  1. Tener un presupuesto
  2. Registrar los gastos
  3. Tener una alerta de las fechas de vencimiento
  4. Tener débitos automáticos de las cuotas a pagar
  5. Leer a conciencia las condiciones de tus créditos
  6. Pagar todos los créditos vencidos y mantener una deuda activa
  7. Identificar qué crédito tiene la tasa más alta y pagarlo
  8. Acercarse a la entidad o casa comercial y revisar formas de pago de los vencidos
  9. Consolidar en una sola operación los créditos vencidos e ir pagando puntualmente

Recuerda que es mucho mejor tener el control de tu situación financiera a que todo el control lo tenga la entidad financiera.

Empoderarse una misma

Empoderarse una misma

Emprendimiento Finanzas Personales General

Autora: Lourdes Hernández

Durante la pandemia, las mujeres asumieron aún más las tareas domésticas y el cuidado de los hijos reduciendo sus horas de trabajo remunerado. Las desigualdades en el hogar se profundizaron, pero ¿es por falta de colaboración de los hombres, o porque las mujeres asumen voluntariamente ese esfuerzo extra? Creo que las dos cosas.

“No soy machista, soy cómodo”, dice un padre de familia. Y la esposa, que no quiere desorden ni malas caras, incorpora a sus tareas aquellas que podrían ser compartidas.

Un estudio de la Organización Mundial del Trabajo OIT dice que se debe impulsar el empoderamiento económico y social a las mujeres. Muchas tienen poca formación, doble o triple carga en la casa y el trabajo, y cuidado de personas dependientes. Siendo la crianza de los hijos la mejor inversión familiar (ver artículo La mejor inversión de la vida) también requiere apoyo económico y cooperación en las tareas.

Según el INEC (2012), las mujeres trabajan un promedio de 15 horas 47 minutos más que los hombres a la semana. Y en el área rural, esta cifra es de 23 horas.

Necesitan convertir sus actividades de supervivencia y su fuerza, en empresas productivas.

La desigualdad radica en casi todos los aspectos de su vida, por ejemplo, muchas mujeres no tienen el mismo acceso que los hombres en términos de movilidad, seguridad, oportunidades. Además, un 87,3% de las mujeres que han sufrido violencia física, lo ha vivido en sus relaciones de pareja. La violencia es la barrera principal para el empoderamiento.

Hasta que aquello cambie, es primordial que empiecen ellas a cambiar, a creer en sí mismas. De otro modo, las mujeres se autobloquean, empeorando sus posibilidades.

Creer en una misma no implica sentirse más que los hombres o que otras mujeres. Es necesario cambiar la mentalidad de “soy pobre”, “no puedo”, “no lo lograré”.

Es necesario cambiar la visión asistencial por una empresarial. Aunque a veces se sienten abrumadas, tienen habilidades y experiencias de vida.

Esa “mentalidad empresarial” entre mujeres las impulsa a crear pequeños negocios y empresas; se incrementa su capacidad de proveer recursos para su casa; se interesan por la capacitación sobre habilidades básicas de gestión empresarial; se abre la posibilidad de crédito en entidades financieras.

Las entidades de microfinanzas han roto la regla: prefieren a clientes mujeres porque son más cumplidas, trabajadoras y responsables.

Desafortunadamente, el empoderamiento de las mujeres no siempre está asegurado, porque el cambio de mentalidad, el negocio próspero y el acceso a crédito no significan necesariamente control sobre el ingreso del hogar.

Nuevamente, hasta que eso cambie, deben mostrar empoderamiento financiero, hablar con la pareja y dividir los gastos de manera equitativa. Ser firmes con los hijos y con ellas mismas a la hora de consumir. Tener un mentor o mentora que les dé un rumbo y les aconseje. Finalmente, tomar control de sus finanzas, con miedo, pero con valentía y acción.

Fuente: OIT Género y Emprendimiento, Gabriela Malo Vásconez, Northwestern Mutual