Tips para ahorrar en Navidad

Tips para ahorrar en Navidad

Ahorro General

Autora: Carla Arcos

Sabemos bien que en esta época del año tendemos a gastar más de lo esperado. En Navidad es cuando más gastamos, en regalos para nuestros allegados, ropa, cenas, entre otras cosas.

Por eso, te ofrecemos los cinco mejores tips para que puedas comprar todo lo que necesitas para estas fiestas y tengas un ahorro asombroso en tu economía.

  1. Realiza una lista de tus compras necesarias

Si realizas una lista con tus compras necesarias, evitarás salir de tu presupuesto y así también no olvidarás nada.

  1. Paga en efectivo si es posible

Si es posible paga en efectivo, así evitarás pagar los intereses de la tarjeta o los costos adicionales por pagar con la misma.

  1. Busca ofertas y promociones

Existen grandes promociones en las tiendas que puedes aprovechar, que además ya vienen empacadas y surtidas, como por ejemplo las canastas navideñas.

  1. Recorre varios lugares donde vendan el producto que deseas y mira cual es el mejor precio

Puedes encontrar la mejor oferta con un recorrido virtual para que no gastes en tiempo ni en transporte.

  1. Ten prioridades en tu lista de regalos

Compra tus regalos por prioridades: primero tus familiares más cercanos, después algunos compromisos y luego obsequia detalles pequeños al resto de personas de tu lista.

Estos tips no solo sirven en este mes de fiestas, sino en todos los meses del año. ¡Lo importante es tu ahorro!

Dinero Feliz ¿lo tienes?

Dinero Feliz ¿lo tienes?

General

Autora: Lourdes Hernández

 

Las funciones del dinero son: intercambio, ahorro y crecimiento.

Pero, según Ken Honda en su libro Dinero Feliz (Happy Money), las razones que tiene la gente para querer más dinero son cinco:

  • Mantener un estándar de vida
  • Ganar poder
  • Vengarse de otros
  • Encontrar libertad
  • Expresar amor y apreciación

 

Todos queremos que nuestro dinero sonría. Pero si no tenemos una actitud saludable hacia el dinero, no habrá cantidad en el banco que cambie la relación con éste.

Alguien se burló de ti alguna vez, entonces “le pagas” al mostrarte adinerado. A veces, si no puedes gastar, lo haces solo para sentirte superior.

Es una actitud que te hace daño a ti mismo. Es una muestra de inseguridad.

Si eres feliz con tu vida y tu trabajo, tu billetera sonreirá.

Si eres feliz, el dinero es una fuerza de gozo, y siempre estará ahí. Si tienes miedo, proyectas miedo al dinero, y éste no es tu amigo, te abandonará.

Ken nos hace esta pregunta:

Si el dinero fuera una persona, ¿quién sería? Alguien gentil y bondadoso, o alguien malo y poco amigable.

Si siempre tuviste una buena experiencia con el dinero, te va ir bien económicamente, no vas a sufrir ni a culpar a otros por la falta de dinero o porque no te va bien.

¿Por qué hay gente a quien sus padres pagan todo desde chicos y salen adelante? ¿Por qué otros siempre están sufriendo para tener el pan en la mesa, con escasez permanente?

Las creencias de generaciones de antepasados llegan a ti, tanto de escasez como de abundancia. De algo bueno y energético como de algo malo. Está en tus manos crear una mentalidad de abundancia para heredarla a tus futuras generaciones.

Ken dice: “tengo amigos que viven sin dinero, producen su propia comida, comprarán al año $1000 máximo. Y tengo otros amigos que en una noche pueden tomar un vino de $1000. Tengo amigos dueños de grandes empresas y otros que manejan un camión o son asistentes o amas de casa. Y ambos, los ricos y los no tan ricos tienen las mismas preguntas sobre el dinero. Qué pasará en el futuro, tendré la misma suerte siempre, tendré más o menos dinero. Pocos son los que no tienen miedo al futuro ni viven con el mito de la escasez.

En todos los casos, el dinero no compra la felicidad. Porque querer siempre más, no te da paz.

Es cierto que el dinero alivia ciertas incomodidades de la vida. Te evita cierto estrés y preocupación. Puedes pagar las cuentas cada mes, invitar a los amigos o dar un regalo.

Ken Honda propone cinco pasos para tener una buena relación con el dinero:

 

  1. Vivir el presente, la felicidad viene de dentro. Soy feliz hoy, aquí. Y soy agradecido. Esta gratitud me da gozo y entusiasmo. Cuando aprecio algo que estoy gozando, me conecto con este momento. Mucha gente no vive eso, la vida es una competencia y aun cuando gana, se prepara para la siguiente carrera. No hay tiempo para disfrutar, pues alguien te puede ganar. Te desconecta del momento presente. Te hace escaso. No apures al siguiente momento. Vive éste.
  2. Tener una relación de amor con el dinero. Estoy enamorado del dinero para hacer cosas que me gustan. Tengo suficiente, tengo lo que necesito. Así no sea rico-a. En el centro de mi vida no está el dinero. Está lo que me gusta hacer. No veo los precios, compro lo que me gusta. Sé lo que quiero, por eso no compro mucho. Compro con responsabilidad y veo la calidad. No acumulo cosas, vivo experiencias para sentirme vivo-a.
  3. El dinero no me define. Sé quién soy y estoy bien con esto. No pienso que debo tener una casa más grande o un carro más lujoso porque sé que eso no va a hacer que mi vida sea mejor, se transforme y me saque de los problemas. Soy auténtico-a. Salgo con gente auténtica, no con la que me impresiona o se deja impresionar por mí.
  4. El dinero no tiene poder sobre mí. Yo tengo poder sobre el dinero. La clave del éxito es siempre perder un poco cada vez que hago un negocio. Así cada uno sale satisfecho. Esta actitud proyecta una idea de honorabilidad de mi persona y todos quieren hacer negocios y trabajar conmigo. El dinero fluye.
  5. Tengo confianza de que nada me sucederá. Tener miedo del dinero: si gasto o si no gasto, si invierto o se hice lo correcto con mi dinero. Ese miedo me puede volver avaro-a o me hace evadir relaciones u oportunidades. La mejor forma de proteger el dinero es proteger mi relación con otros. Es cumplir promesas, obedecer la ley, comunicarse honestamente. Así no hay peligro de perder mi dinero.

 

Fuente: Happy Money, Ken Honda

Estrategias para pagar tus deudas

Estrategias para pagar tus deudas

Crédito General

Autora: Lourdes Hernández

Cuando se trata de pagar deudas, las estrategias más populares para pagarlas son:

Avalancha y Bola de Nieve.

Así trabajan:

Deuda Avalancha:

  • Organiza tus deudas o créditos según la tasa de interés, de la más alta a la más baja.
  • Paga la cuota mensual en todas tus deudas, pero paga más a la que tiene un interés más alto.
  • Después de terminar de pagar esa deuda de alto interés, pasa a la siguiente de alto interés, hasta que la pagues y así, una tras otra.
  • De forma matemática, este método te ayudará a pagar lo menos posible en intereses.

Deuda Bola de Nieve:

  • Organiza tus deudas según el tamaño del capital (monto total que adeudas) de éstas. De la más baja a la más alta.
  • Paga las cuotas mensuales de tus deudas, pero paga un poco más en la que tenga un capital menor.
  • Una vez que has pagado esa deuda, pasa a la siguiente con el capital menor.
  • Este método te sirve para lograr victorias rápidas, lo cual te mantiene motivado conforme vas pagando tus deudas.

Lo más importante es saber que el crédito es dinero prestado que debes devolver con intereses en el tiempo.

Fuente: Northwestern Union

Buenos hábitos en el manejo de tu tarjeta de crédito para construir tu historial crediticio

Buenos hábitos en el manejo de tu tarjeta de crédito para construir tu historial crediticio

Crédito General

Autora: Lourdes Hernández

Las tarjetas de crédito son excelentes herramientas financieras para construir tu historial crediticio de forma sencilla si pagas a tiempo.

En cambio, si no eres cuidadoso con la tarjeta, tu historial o carácter de pago se puede ver deteriorado pues se percibirá que no puedes pagar la cuota al final del mes.

A continuación, algunos buenos hábitos en el manejo de la tarjeta para construir tu historial crediticio:

 

  1. Registra lo que gastas:

 

Si tu gasto se está saliendo de control, da un paso atrás y analiza la razón. Tal vez apareció un imprevisto que complicó tu equilibrio habitual. Es momento de crear un fondo de emergencia para que no dependas de tu tarjeta en un evento no planeado.

También es momento de revisar tu presupuesto mensual, anotando y analizando gasto por gasto para reducirlos y evitar endeudarte. Y si ya estás sobre endeudado, traza un plan de acción para pagar aquellas deudas con más alto interés primero, seguir pagando las cuotas mensuales de las otras y contactar con tus acreedores para refinanciar o consolidar todos los préstamos.

 

  1. Usa solo una tarjeta:

 

Si usas muchas tarjetas, pierdes el hilo de dónde va tu dinero. Es más fácil ajustarte a una sola tarjeta, aquella que te ofrece más beneficios, puntos, millas, y otros. Mantén las otras cuentas de tarjeta abiertas, con poco movimiento, pues mientras más tiempo trabajas con éstas, mejor para tu historial crediticio.

Otro factor que afecta tu score es la utilización del crédito: no importa que sea uno pequeño, pero pagado puntualmente, mantiene tu score en alto. Si tienes una tarjeta que te cobra un cargo anual, consulta si puedes cambiar a uno sin cargo. Otra opción es pasar tu línea de crédito a otra tarjeta con mejores beneficios. Consulta en la institución si esto es posible.

 

  1. Lee la letra chica:

 

Tu meta debe ser llevar tus gastos con equilibrio, mes a mes. Por eso lee con detenimiento las condiciones de tu tarjeta de crédito, las penalidades por retrasos de pago, los intereses por pagos diferidos, y también los beneficios que ofrece la misma. Puede que te den un seguro de vida y accidente, automotriz, de compras, de viaje, y/o descuentos en arriendo de vehículos, hospedajes y otros.

 

  1. Paga a tiempo:

 

¿Sabías que 35% de tu score de crédito depende de tu historia de pagos? Es decir, de lo puntual que eres en el pago de tus cuotas. Si te olvidas con frecuencia de la fecha de pago, ten un calendario con alertas o bien, paga con anterioridad en cuanto recibes tus ingresos o salario. A mayor puntualidad y frecuencia de pago, menos cargos de mora o cobranza y más control de tu gasto.

 

Fuente: Northwestern Union

¿Por qué los sueños conducen al ahorro?

¿Por qué los sueños conducen al ahorro?

Ahorro General

El soñar en el día a día de las personas se lo puede definir como un objetivo propuesto por el cual se trabaja requiere de mucho esfuerzo, se preguntarán, ¿Qué tiene que ver el ahorro con los sueños? ¿Cuál es su conexión? ¿Por qué vincularlas?, la respuesta es sencilla. Cuando anhelamos algo, luchamos constantemente por ello, imponemos metas, exigencias, organización y sobre todo predisposición.  La mayoría sueña con comprarse una casa, un carro, adquirir alguna propiedad, crear un negocio o incluso repotenciarlo, y para aquello se necesita de un fondo monetario, fondo que puede venir del ahorro de las personas.

A veces, lo más difícil de ahorrar dinero es empezar a hacerlo. Por eso te plantemos los siguientes tips que pueden ayudarte a desarrollar paso a paso la estrategia para empezar a ahorrar para todas tus metas:

  1. Registra tus gastos: El primer paso para comenzar a ahorrar dinero es identificar tus gastos.
  2. Haz un presupuesto para ahorros: Una vez que tenga una idea de cuánto gasta en un mes, puede comenzar a organizar los gastos que registró y establecer un presupuesto.
  3. Prioriza tus gastos: Categoriza los gastos que no sean esenciales en las que pueda gastar menos, como entretenimiento y comer fuera.
  4. Establece tus metas: Una de las mejores formas para ahorrar dinero es establecer una meta.
  5. Identifica tus prioridades: Después de sus gastos e ingresos, es probable que sus metas tengan el mayor impacto.
  6. Selecciona las herramientas adecuadas: Si está ahorrando para metas a corto plazo, considere usar estas cuentas de depósito.
  7. Ve crecer tus ahorros.
¿Tienes 30 años? Planifica tu vida

¿Tienes 30 años? Planifica tu vida

Finanzas Personales General Planificación y Presupuesto

Por: Lourdes Hernández

Tienes 30 años. Tal vez estás por casarte, o por comprar tu casa, o quieres estudiar fuera del país o mejorar tu negocio.

En el siguiente listado, verás algunas pautas para planificar tu vida:

Dónde estás este momento

Y a dónde quieres ir. Esta es una década de giro y salto, en términos financieros, de aprendizaje, de familia e independencia.

Crea un presupuesto para saber en qué inviertes tu dinero y en qué lo gastas. Por ejemplo: ¿Es necesario todo lo que compras? ¿Tu enfoque está en cosas o en experiencias? ¿Llenas tu casa y tu vida de tereques, fantasías y tiempo vacío?

La recomendación de los expertos es: 60% de tus ingresos van a gastos fijos, 20% en aportes a tus metas y 20% a gastos de estilo de vida.

Qué metas tienes

Esta es la parte divertida. ¿Qué sueños tienes? Quieres casarte, tener niños, comprar una casa, tener un negocio, retirarte pronto, viajar cada año o cada seis meses, pagar la universidad de tus hijos.

No todo se va a dar como tú quieres, pero maneja las variables que están a tu alcance y no dejes que el destino u otra persona lo haga por ti.

Para ello, toma tu cuaderno y traza metas SMART https://tusfinanzas.ec/vacaciones-sin-sentido-o-vacaciones-smart/ y/o básate en las 4 Disciplinas de Ejecución, de Franklin Covey https://www.franklincovey.com/the-4-disciplines/

Protege lo que has logrado

Empieza o refuerza un fondo de emergencia para algún imprevisto médico, reparación del vehículo o de la casa, pérdida del trabajo u otro. Los expertos recomiendan guardar un fondo que cubra al menos 6 meses de tus gastos familiares.

En segundo lugar, ten un seguro de vida y enfermedad. Las estadísticas indican que una de cada cuatro personas estará incapacitada de trabajar por un tiempo, debido a una enfermedad.

Eres joven y sano y no presentarás pre-existencias o éstas serán menores entonces obtendrás una buena póliza o contrato de seguro. Averigua la mejor opción y protege en primer lugar a los miembros de tu familia, y después vehículos, casa, negocio.

Incrementa tu riqueza

Ten una mentalidad de abundancia de “dinero feliz”, como dice el japonés Ken Honda, que es aquel que viene de buena fuente, de un trabajo honesto; que te da paz mental y se invierte en cosas buenas.

Además, es momento de combinar menos deuda y más ahorro e inversión. Tal vez tengas una tarjeta de crédito o una hipoteca. Paga a tiempo lo que debes y aligera los gastos mayores. Es necesario ir construyendo un historial crediticio ordenado y puntual para futuros créditos con miras a un negocio propio, innovaciones de vivienda y otras metas superiores de la familia.

Asesórate sobre cómo invertir para ir construyendo tu patrimonio.

Planifica tu vida financiera

Aprende más sobre el manejo del dinero, lee mucho y sigue talleres de educación financiera en www.tusfinanzas.ec

Invierte tu vida y esfuerzo en tu prosperidad y compártela a otros, porque cuando das, recibes.

Pon en blanco y negro tu situación actual y compártela con tu pareja o persona de confianza. Debe ser una especie de borrador de testamento, en el que incluyas tus beneficiarios, un posible poder notarizado por si algo te pasa.

Disfruta de tu dinero

No todo es sacrificio, sino priorización. Así puedes gastar tu dinero sin tener arrepentimiento. Recuerda qué planes y sueños tenías de adolescente con miras a cumplirlos en tus 30s. Ahora es momento de plasmar tu misión de vida.

El mundo tuvo un cambio en los últimos años, los horizontes son de sostenibilidad. Por eso, incorporar una filosofía de consumo responsable no solo es necesario, sino que te dará mayor disfrute a mediano y largo plazos.

Asesórate para seguir adelante

Muchos jóvenes consideran irrelevante tener casa propia. Otros invierten en tecnología de punta que no les da un retorno financiero, o en largos viajes espontáneos que complican su economía por largo tiempo. Sin caer en juicios prematuros, es muy recomendable tener un asesor financiero de perfil abierto y sostenible que nos asesore sobre: cuánto debo invertir en mis metas; en qué debo invertir; qué enfoque deben tener mis deudas o créditos; cómo protejo mi patrimonio actual; otros.

Fuente: www.northwesternmutual.com

Vacaciones poco inteligentes o Vacaciones Smart

Vacaciones poco inteligentes o Vacaciones Smart

General Planificación y Presupuesto

Por: Lourdes Hernández

¿Recuerdas cuando te decían que, si ahorras 5 dólares mensuales desde niño, a los 60 años serás millonario? Entonces tú pensabas, con 5 dólares voy a tomar helados y a ser feliz todo el mes.

Bueno pues, ahora que eres grande, la idea de ir guardando un poco cada mes para lograr metas inteligentes y que te hacen feliz, sí vale. ¿Qué metas son las precisas?

Metas poco inteligentes: voy a viajar mucho. Iré donde me lleve el viento. Dejaré mi trabajo y conoceré el mundo.

Resultados:

  1. Debo pedir un sobregiro en el banco.
  2. Debo llamar a la tarjeta para que difieran mis gastos de viaje a 6 o 9 meses.
  3. Pasamos lindo, pero… las cuentas crecieron y mis ingresos no.
  4. ¡No quiero viajar más!

Metas inteligentes o Smart:

  1. ESpecífica: Pon una meta que a todos guste: lugar, fechas, actividades. Recorrer el Camino del Inca en Perú. En abril. Hotel ABC en Cuzco.
  2. Medible: Costo total del viaje, $2000. Con presupuesto detallado.
  3. Accionable: guardamos $300 mensuales y mis dos hijos ahorran $33 cada mes.
  4. Realista: ¿Cómo? Sin salir a patios de comida ni restaurantes en seis meses. Hacemos productos para navidad. Guardamos comisiones, bonos y sobresueldo.
  5. Tiempo: en 6 meses lo logramos.

Resultado: estás listo-a para viajar

¿Te animas?

Pon a prueba tus conocimientos básicos sobre el ahorro

Pon a prueba tus conocimientos básicos sobre el ahorro

Ahorro General

El ahorro es esencial para construir tu patrimonio a largo plazo, y es importante ahorrar durante la vida y con frecuencia. Independientemente de tu edad, deberías ahorrar un porcentaje cada vez que recibas dinero, ya sea de un pago por tu trabajo o de un regalo. Las decisiones cotidianas que tomas sobre el dinero pueden tener un impacto de por vida. Ahorrar te da la libertad y la flexibilidad para cumplir tus metas y te ayuda a desarrollar buenos hábitos en tus finanzas personales.

¿No eres un ahorrador nato? No hay problema. Empezar es fácil. Hay muchas formas de reducir tus gastos y varios recursos que te ayudarán. Empieza con algo pequeño y comprueba lo rápido que puede crecer tu dinero.

En primer lugar, pongamos a prueba tus conocimientos sobre el ahorro.

Tanto si es un principiante como un experto, este cuestionario te ofrece la oportunidad de poner a prueba tus conocimientos, determinar las áreas en las que puedes mejorar y conocer consejos y recursos útiles que te guiarán en el proceso de convertirte en un ahorrador inteligente.

Haz el test para evaluar tus hábitos de ahorro.

 

  1. Un fondo de emergencia es:

a. Un seguro que paga los gastos médicos

b. Un plan de escape en caso de incendio

c. Un plan de ahorro para gastos inesperados

d. Un fondo para salir a cenar

 

  1. Idealmente ¿Cuánto deberías ahorrar en tu fondo de emergencia?

a. El sueldo de una semana

b. El sueldo de un mes

c. Lo suficiente para pagar el alquiler de dos meses

d. Lo suficiente para pagar los gastos de tres a seis meses

 

  1. ¿Qué hay de cierto sobre las cuentas de ahorro?

a. Son las que pagan las tasas de interés más altas de todas las cuentas.

b. Permiten depositar y retirar fondos

c. Sus intereses no están sujetos a impuestos

 

  1. Deberías ahorrar sistemáticamente aproximadamente el ___ de cada sueldo.

a.  10%

b. 4%

c. 5%

d. 30%

Respuestas:

  1. C: Un fondo de emergencias es un plan de ahorro para gastos imprevistos
  2. D: Deberías ahorrar por lo menos de tres a seis meses de gastos en tu fondo para emergencias.
  3. B: Las cuentas de ahorro te permiten depositar y retirar fondos.
  4. A: Es aconsejable que por lo menos ahorres el 10% de tu sueldo mensual

 

Empieza a ahorrar con estos 17 sencillos consejos

Empieza a ahorrar con estos 17 sencillos consejos

Ahorro General

¿Alguna vez has sentido que, por mucho que lo intentes, es imposible encontrar formas de ahorrar dinero? Tienes buena intención y tratas de gastar menos, pero siempre surge algo. La vida se interpone en el camino -el auto necesita llantas nuevas, tu hijo necesita ortodoncia, la casa necesita un arreglo- y, así, el ahorro pasa a un segundo plano. ¿Te resulta familiar?

La verdad es que no es necesario que todo se alinee perfectamente por arte de magia antes de empezar a ahorrar dinero. Si esperas a que llegue el “momento adecuado”, nunca llegará. El mejor momento para empezar a ahorrar es ahora mismo.

La buena noticia es que hay un montón de formas sencillas de ahorrar dinero y dar un poco de aire fresco (y dinero fresco) a tu presupuesto. Te damos 17 consejos para ahorrar dinero que te ayudarán a ajustar tus gastos y a ponerte en marcha para ahorrar dinero en poco tiempo.

  1. Di adiós a las deudas.

Los pagos mensuales de las deudas son el mayor problema a la hora de ahorrar. Las deudas te roban tus ingresos. Así que ya es hora de que te deshagas de esas deudas. La forma más rápida de pagar las deudas es hacer un inventario y comenzar a hacer pagos de la deuda más cara a la más barata. Suena un poco intenso, ¿verdad? Una vez que tus ingresos se liberan, finalmente puedes utilizarlos para avanzar hacia tus metas de ahorro.

  1. Reduce tu presupuesto de alimentación.

La mayoría de las personas -después de hacer un presupuesto- se sorprenden al descubrir cuánto están gastando realmente en el supermercado. Es muy fácil recorrer esos pasillos, coger una bolsa de galletas por aquí y unas cuantas bolsas de papas fritas por allá, y luego completarlo con las golosinas de la caja. Pero esas pequeñas compras (también conocidas como “rompe-presupuestos”) suman bastante y acaban haciendo saltar el presupuesto cada mes.

Ahorra dinero en los comestibles planificando tus comidas cada semana y echando un buen vistazo a lo que ya tienes en tu despensa antes de ir a la tienda. ¿Por qué querrías comprar más de lo que ya tienes? Y si realmente quieres ceñirte a tu lista, deja a los niños en casa.

  1. Cancela las suscripciones y membresías automáticas.

Lo más probable es que estés pagando varias suscripciones como Netflix, Spotify, Disney, membresías de gimnasio, etc. Es hora de cancelar las suscripciones que no usas regularmente. Y asegúrate de desactivar la renovación automática cuando hagas una compra. Si la cancelas y decides que no puedes prescindir de ella, suscríbete de nuevo, pero solo si se ajusta a tu nuevo y mejorado presupuesto.

Y en el caso de las suscripciones que quieras mantener, piensa en compartirlas con algún familiar o amigo. Muchos servicios de streaming, como Netflix y Disney, te permiten ver tus programas favoritos desde dos o más pantallas (con una cuenta familiar). Así, todos ganan y ahorran.

  1. Compra genéricos.

Sin lugar a dudas, una de las formas más fáciles de ahorrar dinero es prescindir de las marcas comerciales. En la mayoría de los casos, lo único que es mejor de los productos de marca es el marketing. Es decir, ¡mira esa caja! El logotipo es muy elegante. Y ahí se acaba todo. Las marcas genéricas de medicamentos, alimentos básicos, artículos de limpieza y productos de papel cuestan mucho menos que los de marca, y funcionan igual de bien.

  1. Elimina la televisión por cable.

No es ningún secreto que los precios del cable son altos. El precio promedio mensual de la televisión por cable es de unos $40 al mes, es decir unos $480 al año. El cable no es la única forma de ver tus programas favoritos hoy en día. Descubre cómo ahorrar con alternativas al cable, como las aplicaciones de las cadenas y los servicios de streaming.

Pero recuerda: sólo suscríbete a los servicios de streaming que realmente vayas a utilizar. Si te suscribes a todo lo que hay, ¡podrías terminar gastando más que el cable!

  1. Ahorra dinero automáticamente.

¿Sabías que puedes ahorrar dinero sin pensarlo? Sí, puedes configurar tu cuenta bancaria para que transfiera automáticamente fondos de tu cuenta corriente a una cuenta de ahorro cada mes. Puedes configurar para que se transfiera automáticamente el 10% de tu sueldo a una cuenta de ahorros.

  1. Gasta los ingresos extra o inesperados con prudencia.

Cuando recibas una bonificación del trabajo, una herencia o una devolución de impuestos dale un buen uso.  Si todavía tienes deudas, será mejor que utilices esos fondos para pagar tus préstamos estudiantiles o el saldo de tu tarjeta de crédito en lugar de guardar ese dinero. Si no tienes deudas, utiliza ese dinero extra para crear un fondo de emergencia.

  1. Reduce los costos de energía.

¿Sabías que puedes ahorrar dinero en la factura de la luz con sólo hacer unos cuantos retoques en tu casa? Empieza con algunas cosas sencillas como ducharte en menos tiempo, arreglar las tuberías que gotean, lavar la ropa con agua fría, instalar interruptores reguladores y bombillas LED.

Aunque los nuevos electrodomésticos de bajo consumo son una buena forma de ahorrar dinero en la factura eléctrica, ¡son caros! Pero si lo incluyes en tu presupuesto mensual, puedes ahorrar y pagar en efectivo esas mejoras con el tiempo.

  1. Lleva el almuerzo (y come en casa).

Comprar el almuerzo un par de veces a la semana puede parecer inofensivo en el momento (sobre todo cuando tu restaurante favorito está a poca distancia de tu oficina), pero puedes ahorrar bastante dinero sólo tomando la decisión de llevar tu almuerzo.

Y no sólo eso, sino que muchas veces puedes comprar la comida de toda una semana por el mismo precio que dos cenas fuera. Prepara tu comida en casa y ve cómo tus ahorros se acumulan mes tras mes.

  1. Pregunta por descuentos.

Nunca se sabe hasta que se pregunta, y siempre hay que preguntar. La próxima vez que vayas a comprar entradas para un cine, un museo o un evento deportivo, comprueba si tienen descuentos especiales para personas mayores, estudiantes, niños, etc.

  1. Reduce tu factura de celular.

Si tu factura mensual de celular compite con tu presupuesto mensual un gasto necesario, es hora de encontrar formas de reducirla. Ahorra dinero en tu servicio de telefonía móvil deshaciéndote de extras como los costosos planes de datos, minutos de llamadas que no usas, etc. Y no tengas miedo de regatear o cambiar de proveedor, pero el ahorro merece la pena.

  1. Intenta congelar los gastos.

No compres nada que no sea esencial durante una semana, o incluso un mes. Piense en ello como un reto de satisfacción. Mientras lo haces, haz un inventario de lo que agradeces cada día.

Haz que el congelar gastos funcione preparando comidas con los alimentos que ya tienes, evitando las tiendas en las que tiendes a comprar por impulso y diciendo no a todo lo que no sea una necesidad básica.

  1. Hazlo tú mismo

Antes de desembolsar el dinero para pagar una lámpara de lujo o una silla, piensa en hacerlo tú mismo. Por lo general, el costo de los materiales y una simple búsqueda en Google o YouTube te permitirán ahorrar mucho dinero en tu último proyecto en casa. Además, no tendrás que pagar a alguien para que haga algo que probablemente puedas hacer tú mismo. Pero si eres de los que no dan en el clavo, quizás quieras pedir ayuda a un amigo o vecino para no tener que gastar demasiado.

  1. Evita ir a la cafetería.

Esto es doloroso, ¡lo entendemos! Pero en lugar de gastar $3 dólares en ese café con leche diario, puedes ahorrar dinero preparando tu café en casa. No estamos diciendo que sólo debas beber café instantáneo. Pero incluso comprando una bolsa café en grano en la cafetería de tu barrio y preparándolo en casa te ahorrarás mucho dinero a largo plazo.

  1. Intenta unas vacaciones en casa.

Cuando tu objetivo es ahorrar dinero ahora, las vacaciones son lo peor en lo que podrías gastar tu dinero. En lugar de llevar a tu familia a Miami, intenta hacer turismo en tu propia ciudad. Esto no sólo te ahorrará cientos (o potencialmente miles) de dólares, sino que también podrás explorar tu barrio con ojos nuevos y divertirte mientras lo haces.

  1. Refinancia tu hipoteca.

Con tasas de interés bajas hoy en día, haz números para ver si la refinanciación puede ayudarte a ahorrar dinero y a recortar años de intereses de tu hipoteca. Ponte en contacto con tu institución financiera para ver si una refinanciación vale la pena.

  1. Vende todo (lo que no te da alegría).

Marie Kondo tiene la idea correcta. Desordena las cosas de tu casa que no necesitas y que estás dispuesto a dejar ir por el bien de tu futuro financiero. ¿Esa silla antigua que te regaló tu tía? Véndela. ¿Ese jarrón de cristal que encontraste en una tienda de antigüedades? Véndelo. Te sorprendería saber la cantidad de cosas que tienes en tu casa (que ni siquiera utilizas ni piensas en ellas). Y el dinero que puedes ganar con esas cosas puede ser la diferencia y generarás ingresos que puedes destinar al ahorro.

 

Sólo empezarás a ahorrar dinero cuando tengas hábitos financieros saludables y dejes que tus necesidades futuras sean más importantes que tus deseos actuales, es decir, cuando hagas del ahorro una prioridad.

Conceptos básicos sobre planificar tu dinero

Conceptos básicos sobre planificar tu dinero

General Planificación y Presupuesto

Por Lourdes Hernández

 

Estás en la adolescencia y empiezas a ver el mundo. Imagínate a ti, con tu título bajo el brazo, como un consumidor independiente.

¿Cómo sería tu vida soñada? Pon un check

GASTOS NECESARIOS:

Vivienda: vivir con tus padres. Tu propio departamento. Compartir un departamento.

Transporte: tu propio carro nuevo. Tu propio carro usado. Transporte público. Bicicleta y caminar.

Alimentación: comer donde tus padres. Mitad donde tus padres y mitad en restaurantes. Comida rápida. Cocinas en tu propia casa. Cocinas en tu casa y comes fuera a veces.

Servicios básicos (agua, luz, gas): pagan tus padres. Compartes los pagos con tus padres. Compartes los pagos con tu compañero de departamento. Pagas tú.

Comunicaciones (celular, internet, cable): pagan tus padres. Pagas tú.

Ropa, lavado, peluquería, cosméticos: pagan tus padres. Pagas tú.

Otros (gimnasio, médicos, mascotas): pagan tus padres. Pagas tú.

Préstamos de universidad: pagan tus padres. Pagas tú.

Impuestos: pagan tus padres. Pagas tú.

Ahorro: te pagas tú a ti mismo.

GASTOS DE ESTILO DE VIDA:

Salidas a conciertos, cine, fiestas, paseos, regalos, vacaciones, libros: pagan tus padres. Pagas tú.

 

Lo que acabamos de hacer es planificar tu vida.

Hemos dividido en gastos fijos y necesarios; y gastos variables y de estilo de vida.

¿Cuánto vas a necesitar al mes para pagar por tu vida soñada? Para saberlo necesitas hacer un presupuesto.

La regla #1 del presupuesto es: gastar menos de lo que ganas.

¿Por qué?

Para cubrir los gastos y no acumular deudas.

PLANIFICA TUS INGRESOS

¿Dónde vas a trabajar y cuánto aspiras ganar?

FORMAS DE PAGO: ¿con qué vas a pagar cada gasto?

Efectivo

Cheque

Tarjeta de débito: es un medio de pago que sustituye al efectivo, debitan el dinero de tu cuenta.

Tarjeta de crédito: recuerda que la tarjeta no es más dinero, es un crédito que hay que pagar.

Planificar ayuda a tomar buenas decisiones financieras.

Tres reglas básicas que te ilustran en estos videos: Savvy Credit Video Festival (formerly Financial Awareness Video Festival) – YouTube

  1. Lleva control de tus gastos antes de que te pierdas a ti mismo
  2. Repara tu crédito, repara tu vida
  3. No puedo cambiar el pasado, pero el futuro depende de mi

 

Para conceptos básicos de crédito sigue este link: https://tusfinanzas.ec/el-abc-del-credito-conceptos-basicos-sobre-el-credito/

 

Fuente: www.jumpstart.org; Financial Awareness Video Festival.