¿Cómo enseñar a tus hijos a invertir?

¿Cómo enseñar a tus hijos a invertir?

Autora: Michelle Guerrero

La educación sobre inversiones y ahorros puede ser una parte importante del legado que dejamos, ayudar a nuestros hijos o nietos a tener un comienzo que podría brindarles beneficios significativos por el resto de sus vidas.

Brent Schutte, un experto con más de 20 años en la gestión de inversiones, recomienda las siguientes estrategias que puedes utilizar para enseñar a tus hijos o nietos sobre el ahorro y la inversión:

Comenzar por ahorrar

Ya sea que los niños tengan una mesada, ganen dinero por hacer las tareas del hogar o reciban regalos, reforzar la lección de que ahorrar es importante es un buen primer paso. Enseña a tus hijos la importancia del ahorro, les puedes comprar una alcancía para que vayan ahorrando poco a poco. Recuerda conversar con tus hijos sobre el valor del dinero en términos de gasto, ahorro, donación y valor futuro. Puedes hacer que tus hijos o nietos ahorren por las cosas que quieran comprar, por ejemplo, si quieren un juguete, indícales que deben ahorrar para comprarlo. Usa este momento como una oportunidad para discutir las diferencias en el precio y cómo se requiere más esfuerzo para ahorrar para un juguete que cuesta $25 sobre un juguete de $5. También puedes enseñar a tus hijos a que donen parte de sus ahorros a una causa digna con la que se relacionen, usa esto como una lección de dar. A medida que tus niños crezcan, ayúdalos a abrir cuentas de ahorro, ampliando aún más esa lección y presentándoles qué es y qué hace un banco.

Relacionados con sus intereses

Cuando vayan de viaje o incluso hagan diligencias por la ciudad, usa estas experiencias para presentar y discutir más a fondo los conceptos de ahorro e inversión. Por ejemplo, puedes usar los viajes fuera de la ciudad y salidas al supermercado para indicar a tus hijos información básica sobre corporaciones y propiedad de acciones. Es una historia de aprendizaje continuo: explícales que cuando los clientes pagan dinero por sus compras o boletos, el dinero que queda después de pagar los gastos es una ganancia que regresa a los accionistas. Después de un viaje a la tienda y de conversar sobre lo concurrida que está, te recomendamos llegar tu a casa y revisar los gráficos de acciones para ver qué tan preciso es tu juicio. Aquí es donde tus hijos pueden aprender en la práctica y combinar con los conceptos.

Enseñar lo básico

Las lecciones sobre el interés compuesto y la inflación pueden ayudar a los niños a comprender por qué es importante invertir temprano. Explicar acerca del interés compuesto en el contexto de un ejemplo específico les muestra cómo el dinero crece con el tiempo. No es un concepto tan fácil de ilustrar como solía ser con las tasas de interés tan bajas, pero a medida que las tasas suben, eso cambiará. Schutte recomienda, emplear el concepto de “Banco de Papá”. Consiste en crear un banco familiar para tus hijos, pagar intereses sobre sus ahorros a una tasa del 10% al mes como incentivo para ahorrar. Al pagar un interés significativo, los niños podrán comprender mejor los beneficios del ahorro frente al gasto inmediato. Abona intereses todos los meses al dinero que tus hijos han depositado en tu banco. Este es un concepto que tus hijos van a entender y adoptar a medida que crezcan, ¡aunque con una tasa de interés un poco menos generosa!

Educar sobre riesgos y recompensas

La apreciación del riesgo y la recompensa es un concepto que en realidad es bastante fácil de presentar a los niños. La manera más fácil de educar a tus hijos es por medio del juego, para enseñar sobre este concepto te recomendamos que cuando haya algún partido de fútbol elijan que equipo creen que va a ser el ganador. Es un gran momento de enseñanza en términos de ayudar a los niños a aprender cómo evaluar algo y luego decidir qué opción (equipo) presenta el perfil de riesgo-recompensa más favorable. Una parte importante para comprender el riesgo y la recompensa y decidir entre inversiones con diferentes características de riesgo y recompensa es la capacidad de utilizar la investigación y la experiencia pasada para tomar una decisión sobre un posible resultado futuro. Estás ayudando a tus niños a comprender esa lección, y hay muchas conclusiones potenciales para el futuro de esos conceptos, incluso en el frente de la inversión.

Comprar una acción

A medida que los niños adquieren madurez, el siguiente paso es comprar acciones de una empresa que les interese. Hay varias formas de hacer que esto suceda. Puedes comenzar lentamente y primero pedir a tu hijo que elija algunas empresas que le interesen y que aprenda más sobre lo que hacen y que siga un gráfico de acciones a lo largo del tiempo. Eso podría evolucionar hacia la creación de una cuenta de corretaje de bajo costo y desafiar a tu hijo a ahorrar dinero o contribuir con fondos para comprar una acción, acciones o una combinación de los dos enfoques. Asegúrate de trabajar con tu hijo de manera continua para monitorear las inversiones y discutir las implicaciones del éxito o el fracaso.

Al enseñar a tus hijos sobre el ahorro y la inversión, los estás equipando con conocimientos que los beneficiarán a lo largo de su vida. Incúlcales el tipo de hábitos de inversión que te gustaría que emularan en el futuro. Esto ayudará a garantizar que tu legado de inversión continúe.

Fuente: Northwestern Mutual

Ahorro Finanzas Personales General Planificación y Presupuesto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected by WP Anti Spam